Volver atrás

Taiwán, ¿es parte de China?

Taiwán es una provincia en los papeles, pero en muchos aspectos tiene el carácter de un país independiente. Se trata de una isla, la más grande de un conjunto insular, que se encuentra en el continente asiático, con una superficie de unos 36 mil kilómetros cuadrados. Esto es bien claro para todos y podemos encontrarlo en diversos manuales y enciclopedias. 

Pero la cuestión en discusión, algo que muchos se preguntan y que no tienen totalmente clarificado, es si Taiwán es parte de China o si se trata de un país independiente. O sea, si es soberano o si en cambio pertenece a China, siendo parte integral y dependiente del gigante de Asia. En lo que sigue te contamos algunos detalles sobre uno de los tigres de Asia, tal como se conoce a este territorio insular, y acerca de su compleja relación con el gigante de aquella región, China.

Una historia de tensiones: ¿unificación o independencia?

Los taiwaneses consideran que el suyo es un país soberano. No sólo con costumbres propias, sino también con su sistema legislativo y poderes propios. Por contrapartida, según China, Taiwán es parte de su país y es una de las provincias de su territorio. De hecho, aún hoy en día lo reclama como parte de China y busca la unificación.

El conflicto es antiquísimo y aún es una discusión que no se resuelve. Ambos se consideran dueños de la herencia del poder chino. El debate por este asunto lleva muchos años de tensión, en los que Taiwán reclama y exige su libertad, soberanía, presencia y reconocimiento por parte del mundo como Estado independiente, y su aceptación como país.  

La evidencia muestra que en aquel territorio se respira una situación diplomática y jurídica compleja. ¿Taiwán forma parte de China, solamente separada por un estrecho de agua? ¿O se trata de un país con muchos vínculos con su vecino, aunque con autonomía y capacidad de decisión?

Si Taiwán es parte de China los taiwaneses por consiguiente serían chinos. Pero lo cierto es que no admiten que se los llame de ese modo. Se consideran a sí mismos como un país independiente, aunque los chinos creen en una sola República que incluye a la isla también como parte de ésta.

La discusión por la independencia o pertenencia se discute también a nivel internacional estando algunos a favor de China y otros de Taiwán. Hay unos pocos países que reconocen la soberanía de la isla, y con el tiempo fueron menos los que lo aceptan como Estado independiente.

En concreto, no son reconocidos ni tienen potestad para participar de las Naciones Unidas. Aunque todos los elementos indicarían que Taiwán tiene su completa independencia, no se la acepta como tal en el plano internacional, lo cual nos ofrecería un veredicto para la cuestión que planteamos aquí. En este sentido, cualquier intento que Taiwán pretenda instalar para independizarse es simplemente interceptado y no llega a buen puerto.

Esto ocurre desde el año 1945, tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, cuando la República de China tomó control de Taiwán y otras islas en esta región del mapa.

China continúa anhelando la reunificación, su deseo y convicción de que Taiwán sea parte de China; en rigor, en estos últimos años hizo algunas advertencias al respecto. Por ejemplo, a comienzos del año 2019 confirmó estos planes al responder a funcionarios estadounidenses que están dispuestos, incluso, a apelar a sus fuerzas militares para conseguir dicho objetivo. Por su parte, Estados Unidos manifestó su disposición a facilitar el diálogo entre ambas partes.

Cabe señalar que Taiwán tiene su gobierno, moneda y economía independiente, una bandera e himno nacional, y que además posee su propio ejército. Por supuesto también su propio idioma, aunque acompañado por el chino mandarín. Asimismo, Taiwán puede emitir sus propios pasaportes, documentos que son aceptados en todo el mundo, aunque no son válidos para China. El gobierno del gigante país considera que Taiwán es parte de China y, en tanto, una provincia rebelde.

En el contexto global son sólo algunos pocos países a nivel internacional que consideran a Taiwán como Estado independiente. Principalmente son algunos pequeños, de poco peso, no muy influyentes, y aliados comerciales de Taiwán. Entre los que se encuentran a favor de Taiwán y la reconocen como país figuran la República Dominicana, Honduras, Guatemala, El Salvador, Belice, Haití, Nicaragua, Palau, Paraguay, Burkina Faso, Kiribati, San Cristóbal y Nieves, Nauru, Santa Lucía, Islas Marshall, San Vicente, Tuvalu, Las Granadinas, e Islas Salomón. Estos son algunos de los pocos países a nivel mundial que aceptan la soberanía de la isla de Taiwán como Estado independiente.

El resto de los países defiende la idea de una sola China y Taiwán como parte dependiente. Siendo que Taiwán es parte de China en consideración de prácticamente todo el mundo, no puede tener embajadas en esos países como cualquier Estado independiente, y no forma parte del grupo de miembros de las Naciones Unidas.

Aún así, aunque de manera no oficial ni lógicamente diplomática, una gran cantidad de países mantienen vínculos comerciales extraoficiales con Taiwán en forma directa, siendo que en la isla hay una gran pujanza industrial. Muchos países tienen representaciones en la isla con fines de negocios. Del mismo modo, Taiwán cuenta con sus representantes ocupando lugar en varios países del mundo.

Como hemos visto la independencia oficial de Taiwán todavía es un tema no resuelto y aún queda mucho por debatir. Lo cierto es que Taiwán posee todos los componentes para ser un país soberano ya que cumple con todos los estándares para ser un país. Sus características y funcionamiento lo colocan dentro de los perfiles propios de un Estado independiente, a pesar de que la República Popular China se niegue a reconocerlo como tal.

Mientras China se mantenga sólida en sus convicciones y las inclinaciones aparten a Taiwán de su establecimiento como Nación independiente, seguirá siendo parte en los papeles aunque en la práctica libre de acción y decisión como cualquier país. A fin de cuentas, aquel es un conflicto que sigue latente. Una realidad que vive, siempre efervescente, entre ambas partes. 

Suscribite para recibir las mejores ofertas!